El alcohol ingerido es absorbido por el aparato digestivo, desde donde pasa a la circulación sanguínea donde puede permanecer hasta 18 horas.Es eliminado finalmente a través del hígado.La presencia continuada de alcohol en el organismo causa graves alteraciones en el funcionamiento del hígado y del cerebro.